La Coctelera

Macreando un poco

De momento tengo ganas de hacer fotos, que creo es lo importante; eso sí, no tengo tiempo. Poco a poco.

La flor es una Fuchsia magellanica; yo toda la vida las había llamado "pendientes de la reina". Me he puesto a buscar por ahí y veo que hay muchas especies de Fucsias, tantas que he tardado un buen rato en dar con la exacta.

10 meses después

...pues eso, que diez meses después, actualizo el blog. ¿El motivo? Que me ha dado por volver a hacer fotos (fotos de verdad, no con el móvil, que de esas sigo haciendo, y demasiadas), y además que creo que me han quedado bien.

La verdad que ha sido cuestión de suerte porque poder hacer esta fotografía con un objetivo de 100mm fijo es bastante complicado. El mérito lo tiene el raitanín o petirrojo, que descaradamente se nos acercó a ver si caía alguna miga de pan de lo que estábamos comiendo.

Esperemos que me siga prodigando, y que esta fotilla no haya sido flor de un día.

Calma

El sábado entre que no tenía cuerpo para coger la bici, y que además estaba lloviendo cogí el coche sin tener muy claro a dónde dirigirme, pero con la firme intención de hacer alguna foto, a poder ser, decente; empezaba a aburrirme en casa, y eso en una mañana de sábado puede acabar convirtiéndose en mal humor, y de eso nada.

Una vez cogida la autopista dirección este, me marqué un primer objetivo: la playa de Merón. Recuerdo algunos veranos en que los temporales de invierno la dejaban con poca arena y con unos enorme piedras con formas redondeadas que solían dejar crecer unos musgos (algas más bien, supongo) por encima que me podían dar juego; además el día tenía poca luz pero buena. Al llegar a la playa, primer fiasco....pleamar: para qué tengo la tabla de mareas en el móvil?....además me di cuenta de que había dejado el cable disparador en casa, cagoenrós!

En el coche miraba como un idiota el subir y bajar de las olas mientras sonaba Lucinda Williams; cuando termine Essence, apago la radio y bajo las ventanillas, me dije. Me tiré un buen rato relajándome escuchando el mar pero con un evidente estado de malestar por no haber traído el cable disparador....a fin de cuentas mejor, porque la playa no estaba para muchas fotos y hubiese hecho unos buenos truños.

Al rato me fui subiendo con el coche hasta Argüero, y de ahí hasta Oles, pequeña aldea maliaya donde que en otro tiempo se dedicaba a la extracción minera de azabache. De Oles bajé a Tazones, pero en lugar de meterme en el pueblo tiré a mano derecha en dirección al Puntal. La playa de Rodiles lucía muy bonita desde lo alto.

Al empezar a bajar hacia el Puntal la luz era una pasada...nubes bajas dejando adivinar el Sueve, mucha luz pero muy tamizada. Dejé el coche en el pequeño puerto deportivo, y como tantas veces me dirigí a pie hasta una pequeña cala donde se dejan pequeñas embarcaciones de pesca para navegar por la Ría de Villaviciosa. Hice pocas fotos, no excesivamente expectaculares, pero me lo pasé como un enano. Tres cuartos de hora disfrutando componiendo y jugando con el polarizador. Al final no más de 5 tomas rescatables, pero puedo decir al menos que estuve haciendo FOTOS.

Cantábrico

Poco que contar.

Sesión postalera en la Ría

Ayer lunes apuré mi último día de vacaciones, y con más ganas que tiempo, me acerqué a ver el atardecer hasta Misiego, en la Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa.

Nunca he conseguido hacer grandes fotos en ese sitio, pero me encanta estar allí. Si no hay puesta de sol que merezca la pena, se sacan los prismáticos y a observar, que hay mucho y variado.

Creí haber disparado en Manual, pero ahora que me fijo está en prioridad de Disparo (1/250) cosa que nunca hago. ISO 100 y diafragma relativamente cerrado (F9).

El feo flare que hay a la izquierda del sol es producido por haber utilizado un filtro degradado delante del objetivo; para bien ser, debería haberlo quitado pero me da una pereza terrible, y además seguro que me iba a quedar una buena chapuza.

El escaparate

Ayer domingo, tarde de rebajas por las calles de Gijón.

Fotos de Gijón con el móvil

He creado una nueva galería de fotos de Gijón hechas con el teléfono móvil y la aplicación Instagram.

La cosa es sencilla: fotografías tomadas directamente en formato cuadrado y con la limitación de los presets que trae la aplicación para añadir efectos.

Las chaponas del Rinconín

Domingo de mañana; recién caída la tormenta y con frío y poca gente; me encanta.